24h Canarias.

24h Canarias.

El fuego en Tenerife arrasa 6.791 hectáreas mientras se protegen a las comunidades

El fuego en Tenerife arrasa 6.791 hectáreas mientras se protegen a las comunidades

La zona sur del incendio forestal que comenzó el 15 de agosto en el monte de Arafo, en la isla de Tenerife, está evolucionando de manera positiva, según las autoridades. Sin embargo, se prevén nuevas evacuaciones por precaución en las próximas horas.

El incendio ya ha afectado unas 6.791 hectáreas y los trabajos se centran en defender los núcleos poblacionales. El perímetro del fuego abarca unos 62 kilómetros, que incluyen once municipios.

El consejero de Política Territorial, Cohesión Territorial y Aguas del Gobierno de Canarias, Manuel Miranda, informó en una rueda de prensa que se están realizando nuevas evacuaciones debido a la reactivación de algunos focos. La prioridad en este momento es proteger a las personas que habitan en las zonas afectadas y se hace un llamamiento a los vecinos para que tomen precauciones.

Por su parte, la consejera de Bienestar Social del Gobierno de Canarias, Candelaria Delgado, ha ordenado evaluar a todas las personas que se encuentran en los puntos de encuentro de evacuados, para determinar si necesitan ser trasladadas a centros sanitarios o sociosanitarios para mayores y dependientes.

En cuanto a los vecinos desalojados, la cifra asciende a unas 26.000 personas tras las evacuaciones realizadas en los municipios de La Orotava, La Matanza, La Victoria, El Sauzal, Santa Úrsula y Los Realejos.

La directora técnica de la emergencia, Montse Román, destacó que la zona sur del incendio está evolucionando positivamente. Sin embargo, todavía se espera una nueva evacuación en Tacoronte debido a una reactivación del fuego en La Hornaca, Los Laureles, Hoya de Manzaneros, Lomo La Jara, Monte Verde y la zona alrededor de la casa forestal.

La situación sigue siendo complicada debido al aumento de las temperaturas y a la falta de recuperación en las humedades relativas. Además, los vientos generan situaciones de dinámica propia o turbulencias, lo que dificulta aún más las labores de extinción.