24h Canarias.

24h Canarias.

El catálogo de vestigios franquistas del Gobierno de Canarias suspendido de forma cautelar por el TSJC.

El catálogo de vestigios franquistas del Gobierno de Canarias suspendido de forma cautelar por el TSJC.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), en su Sala de lo Contencioso-Administrativo, ha decidido suspender de manera cautelar el catálogo de vestigios franquistas del Gobierno de Canarias. Esto se debe a que solo incluye los de Santa Cruz de Tenerife. La demanda fue presentada por el consistorio y el auto admitió que esta decisión causa un "grave quebranto", ya que un catálogo autonómico solo puede afectar a un municipio de los 88 que existen en Canarias, lo que calificó de "arbitrario". Además, no se explica por qué se inicia con los restos de la capital tinerfeña.

El Ayuntamiento se encuentra en una situación de "indefensión" ya que no tiene la posibilidad de tener criterios comparativos con otros municipios. Se censura que se haya omitido la previa aprobación por el Consejo de Gobierno y el debate en el Parlamento de Canarias de la Estrategia para la Memoria Histórica, que fije los criterios de elaboración de un catálogo de ámbito regional. La Sala ve difícilmente explicable la falta de audiencia en la elaboración del catálogo, que no se ha publicado en su totalidad en el BOC, y que "solo se ha diseñado en exclusiva" para Santa Cruz de Tenerife, siendo un documento de rango autonómico.

Sobre el fondo del catálogo, el auto señaló que "no basta con cualquier relación con el franquismo" sino tener una "participación activa y relevante en la sublevación" y ocupar "cargos de máxima importancia", hecho que no ocurre en algunos ejemplos de personas incluidas en el catálogo. Entre ellas, se mencionan a José Calvo Sotelo, quien no falleció en la Guerra Civil, no fue militar ni voluntario; el busto y la glorieta del Arquitecto Marrero; la calle dedicada al Pintor José Aguiar, y su declaración como hijo adoptivo en 1970, fundamentada en razones puramente artísticas; y el busto de Joaquín Amigó de Lara, elevado por su condición de fundador del colegio de Aparejadores. Estas son todas personas reconocidas por su capacitación profesional o artística y no por su participación activa en la sublevación ni su ocupación de cargos de máxima importancia con el régimen anterior.

La Sala ha destacado que al menos tienen "el derecho a disentir de que esto sea así y de que personas honorables puedan ser manchadas con el deshonor de aparecer como represores de víctimas del franquismo". El auto cuenta con el voto particular de un magistrado que difiere del análisis histórico y entiende que solo debía limitarse a constatar los defectos de carácter procedimental o adjetivo y, en particular, la falta de intervención efectiva del Ayuntamiento en la elaboración del catálogo, así como el carácter municipal en vez de regional.

Esta es la segunda resolución del TSJC en pocas semanas tras otro auto en el que se exigía al Ejecutivo la publicación íntegra del catálogo en el BOC y no solo en la página web de la Consejería de Educación.